Gestión del talento: qué es y por qué debes tenerlo en cuenta

Gestión del talento humano en las empresas

Las organizaciones tienden a diferenciarse, cada vez más, por su capital humano, llegando a ser en muchas ocasiones una ventaja competitiva en un mercado globalizado como el actual gracias a la gestión del talento humano.

La participación en la gestión del talento humano por parte de las empresas es esencial para obtener óptimos resultados de negocio, gracias a la implicación total de los empleados y empleadas que forman parte de ella.

¿Qué es la gestión del talento?

La gestión del talento humano es el proceso por el cual se busca atraer, desarrollar, retener y motivar a los empleados/as. Para diseñar y poner en marcha este proceso, es necesario afrontarlo desde una perspectiva humana, fomentar un buen ambiente laboral y promover el desarrollo personal y profesional de las personas apostando por la formación continua.

Gestión del talento a través de la formación continua para empresas

¿Por dónde empezar una estrategia de gestión del talento?

Es necesario definir una estrategia y planificarla a largo plazo, teniendo en cuenta tres pilares fundamentales:

  • Las tendencias del mercado laboral y las necesidades de tu empresa.
  • Entender que cada fase de este proceso tiene sus propias necesidades.
  • Contar con la implicación de toda la organización.

Dependiendo de la situación de tu empresa, podrás valorar si necesitas captar talento nuevo o promocionar el talento que ya tienes en plantilla. No hay una opción mejor que otra, ya que dependerá en gran parte de la situación y necesidades de tu negocio. Sin embargo, la nueva realidad pide una serie de competencias profesionales necesarias para el presente y el futuro: la adaptación al cambio, la positividad, el bienestar laboral o la digitalización, brotan en nuestro vocabulario como nunca antes.

El dominio o adquisición de competencias conlleva una serie de ventajas para tu empresa:

  • Optimizar el rendimiento de tus empleados y aumentar su motivación e implicación.
  • Asegurar empleados felices y comprometidos, impulsar la atracción de nuevos talentos y mejorar la colaboración dentro de tu empresa.
  • Mejorarás la reputación de tu empresa y los testimonios de los empleados se convertirán en tu mejor reconocimiento, atrayendo así a más personas con talento.

¿Qué competencias necesitan tus empleados?

Existen varios tipos de competencias y será necesaria una etapa previa de observación y análisis para poder identificarlas. Podemos destacar las siguientes:

  • Competencias esenciales: son necesarias para desarrollar el puesto de trabajo.
  • Competencias diferenciadoras: marcan la diferencia entre unas personas u otras que sobresalen del promedio por sus habilidades, conocimientos o forma de trabajar.
  • Competencias transversales: no tienen relación exclusiva con el puesto de trabajo, sino que pueden aplicarse a cualquier función laboral: trabajo en equipo, idiomas, liderazgo, manejo de herramientas ofimáticas, etc.
  • Competencias específicas: se basan en la especialización y el dominio de funciones muy concretas del puesto de trabajo y son difícilmente transferibles.

En esta fase, se valorarán también las habilidades, destrezas, actitudes, intereses y motivaciones de las personas.

Las competencias de las personas que forman parte de la empresa son adquiridas a través de la experiencia, pero también gracias a un plan de formación continua optimizado y adaptado a las necesidades de cada negocio.

Cada vez son más las empresas que apuestan por formaciones innovadoras para potenciar el desarrollo y talento de sus empleados. Invertir en formación, ayuda a las organizaciones a construir una cultura de aprendizaje y proporciona, además, un caldo de cultivo fundamental para el desarrollo de diferentes talentos.

Existen numerosas metodologías que permiten a las empresas desarrollar un sistema de formación interna capaz de cubrir las necesidades formativas de los distintos perfiles profesionales. Es importante dar con la solución de aprendizaje adecuada para tu empresa y el contenido educativo apropiado. Es decir: contenido personalizado, dinámico, relevante y disponible en todo momento. Una vez lo encuentres, ya puedes ponerte manos a la obra. ¿Te ayudamos?

Comparte:
Adriana Fernández Barandela
afbarandela@femxa.com

Publicar un comentario