¿Cómo podemos sustituir la distancia por e-learning en la formación bonificada?

La modalidad de teleformación ha llegado y está aquí para quedarse. Para esta modalidad se utiliza una plataforma e-learning que posibilita la interactividad de participantes, tutores y recursos localizados en diferentes lugares.

Esta modalidad comparte algunas características con la modalidad distancia, pero presenta un entorno virtual de aprendizaje que permite la creación de grupos formativos, así como la interacción real y constante entre los participantes y el tutor y entre los propios participantes, potenciando así el trabajo colaborativo.

Al igual que en la modalidad distancia, en la teleformación deberá existir una guía didáctica, asistencia tutorial, controles de aprendizaje y recibí de entrega de material; si bien no resultará imprescindible el recibí si el alumno dispone de toda la documentación a través de la plataforma, no existiendo por tanto entrega física del material didáctico.

Nube de etiquetas o tags sobre el e-learning y la modalidad de formación a distancia

Las actuales plataformas de formación generan registros de interacción con el programa, tanto de asistencia tutorial como de controles de aprendizaje, lo que permite el seguimiento del proceso formativo de los participantes. Las plataformas de teleformación deben cumplir con los requisitos necesarios para dar el soporte preciso tanto a alumnos, tutores y supervisores o inspectores.

En la modalidad de teleformación se solicita URL con objeto de facilitar las labores de seguimiento a los órganos de control: el centro gestor de la plataforma de teleformación debe facilitar el acceso telemático a la plataforma utilizada en la ejecución de la acción formativa. También el USUARIO y una CLAVE de acceso con perfil de consultor, que permita verificar los soportes didácticos utilizados en la ejecución de la acción formativa.

En los contratos de formación esta modalidad también resulta novedosa porque el salto de la distancia a la teleformación está ocasionando un sinfín de dudas y es un modelo todavía en fase de aprendizaje, con ensayo y error, por parte de los diferentes actores implicados, los centros de formación y el SEPE.

La modalidad de teleformación abre un nuevo mundo de posibilidades tanto para las plataformas existentes en el mercado como para los futuros desarrollos por la necesidad de adecuarse a la nueva normativa. En el caso de los contenidos ocurre lo mismo para adaptarlos al cumplimiento de la accesibilidad, tarea en la que están inmersos la inmensa mayoría de los proveedores.

La apuesta es clara: teleformación con plataformas y contenidos de calidad y que cumplan con las exigencias normativas.

Paseo virtual por un certificado de profesionalidad online acreditado

Comparte:
Grupo Femxa
Grupo Femxa
info@grupofemxa.es

Publicar un comentario