Cuando abres un libro: La nueva educación de César Bona

«Yo creo que todo el mundo tiene un tubo que une el niño que éramos con el adulto que somos. En algunos adultos se obstruye y en mí está abierto.»

(César Bona, La nueva educación)

  Ficha técnica

  • Título: La nueva educación.
  • Autor: César Bona.
  • Editorial: PLAZA & JANÉS.
  • ISBN: 9788401016844.
  • P.V.P.: 17,90 €.
  • Colección: Obras Diversas.
  • Edad recomendada: Adultos.
  • Formatos disponibles: libro/e-book.
Recomendariones literarias Grupo Femxa: La nueva educación

 

Cuando me decidí a leer La nueva educación de César Bona, uno de los libros de no ficción más vendidos en 2015 que ya va por su séptima edición, pensaba, ignorante de mí, que me iba a encontrar un ensayo aburrido sobre metodologías pedagógicas alternativas para implantar en la escuela. Pero, va a ser que no. Ni aburrido, ni ensayo metodológico, ni pedagogía…

La nueva educación es el descubrimiento de un anecdotario de un maestro del siglo XXI, cuyo reto es enseñar a sus alumnos a gestionar sus emociones, implicarlos de forma global en todo el proceso enseñanza-aprendizaje y, en definitiva, trabajar la educación partiendo de una línea emocional. Su desafío principal: luchar con el paradigma formal del maestro de toda la vida y la enseñanza basada en el currículo formal, el libro de texto y los deberes, así como con el clasismo y los recortes de la Administración. ¿Ambicioso? Sí, pero el adjetivo que mejor define a César Bona es “valiente”.

Empecemos por el narrador: César Bona, licenciado en Filología Inglesa y diplomado en Magisterio. Ejerce de profesor de primaria en el Colegio Público Puerta de Sancho de Zaragoza y es uno de los 50 candidatos, el único de nacionalidad española, al Global Teacher Prize, el premio Nobel de los profesores, galardón que finalmente se llevó la pedagoga estadounidense Nancie Atwell. El cajón flamenco, la película La importancia de llamarse Applewhite de cine mudo en Bureta, el documental etnográfico de Abuelos en presente, o la protectora virtual de animales de los alumnos de Muel, son algunos de los proyectos educativos en el aula que avalaban la candidatura de Bona. Merece la pena visionar y consultar todos estos proyectos, llevados a cabo desde la humildad y con una validez pedagógica inmensa.

Si tú crees, maestro, docente, profesor o formador, llámate cómo quieras, que Bona te va a dar unas pautas claras de innovación educativa en el aula o te va a proporcionar programaciones para tus proyectos, ve olvidándote de comprar este libro. César Bona, a través de esta narración en primera persona nos cuenta los momentos clave de su vida y su propia metodología pedagógica, que él bautiza como “metodología sobre la marcha” y cuyas pautas son:

  • Tener en cuenta el contexto en el que vive cada niño.
  • Colaboración del alumno en el aprendizaje.
  • Mirar al niño a la altura de los ojos, esto es, actitud positiva, empática.
  • Ruptura con las limitaciones del alumnado.
  • Implicación-motivación. Los niños tienen que ser parte del aprendizaje y deben creer una verdad: van a cambiar el mundo).
  • Estancia en la escuela cómoda y feliz.

¿Y cómo lo hace César Bona? Siendo «oreja» en sus clases, implicándose con cada alumno, formando con todos una tribu, una microsociedad a modo foro romano en el que cada uno de ellos tiene una función sin la cual la urbe se paraliza y desaparece. Un ejemplo: en el capítulo 13, Bona relata como bautizó a la clase de 5.º B del Colegio Puerta de Sancho de Zaragoza con cinco continentes de lo más curiosos: Mundo Viejuno, Nueva Zapatilla, Tierras Medias de Rancia, Panizoland y Lechugalandia del Sur.

Los alumnos comenzaron libremente a escribir la historia de estos mundos inventados, a crear escudos para cada continente. Crearon reglas y el que no las cumpliese, podría ser exiliado a Creta, separando su islote del continente. Tras reflexionar sobre su falta, podría volver a su continente de origen. Dentro de este microuniverso todos los habitantes tenían un cargo: la historiadora, la curiosa lanza, la comisión periodística, etc. Además, no había estructuras jerárquicas verticales, César era un miembro más de la tribu, del foro romano, de esa microsociedad inventada. Toda esta tormenta de creatividad inventada por el maestro estaba regada, además, con una buena dosis de actitud positiva, tolerante, curiosa y vocacional.

Uno de los aspectos que más me ha impactado de toda la experiencia docente contada por César es la importancia de la expresión oral, de vencer el muro de la timidez de los alumnos. Bona afirma que «El hecho de enseñar a la gente a hablar en público delante de los compañeros sirve para que uno pueda expresar sus emociones, compartir sus pensamientos, defender sus argumentos…» y, ¿conocéis alguna clase de gramática más real que construir oralmente un discurso poniendo en juego todos los elementos básicos de la comunicación? Esta idea de potenciar la oralidad al más puro estilo O captain! My captain! de Walt Whitman en El club de los poetas muertos (John Keating, personaje que interpreta Robin Williams, otro ejemplo de maestro innovador, por cierto), manchando los pupitres con zapatos del 36 me parece fantástica. Un aprendizaje gramatical global y con él un refuerzo de la autonomía, la confianza, la empatía, etc., esas «asignaturas» de la vida que no tienen un currículo asociado.

Quizá el éxito de este libro se deba a lo particular de su maestro, a la conexión con sus alumnos, a que no deja de ser uno de ellos, a que aplica otra forma de aprender en el aula, o a que le dan igual los métodos y paradigmas clásicos en la escuela pero, ¿se puede enseñar así? ¿cómo se puede enseñar así?

Al acabar el libro, sin duda, he pensado en voz alta lo mismo que Bona predice en su libro: “Pero si este tío no hace nada extraordinario”. Y es cierto ¡no hace nada fuera de lo común, pero lo hace!

Comparte:
Grupo Femxa
Grupo Femxa
info@grupofemxa.es

Publicar un comentario